La construcción social de los problemas ambientales

La construcción social de los problemas ambientales

La autora de este artículo es la maestra en ingeniería Cipriana Hernández Arce, candidata a doctora en Ciencias Sociales por la Facultad de Estudios Superiores de Cuautla, Universidad Autónoma del Estado de Morelos

¿Por qué ahora parecería que a los seres humanos nos preocupan más o le damos mayor atención a problemas ambientales, como el cambio o variabilidad climática; contaminación del agua y aire, o al deterioro ambiental en general? Algunos quizás puedan decir que no es así, que esta preocupación es sólo para aquellas personas ambientalistas o que se preocupan por la naturaleza; otros quizás adviertan que se observan cambios en el clima que no se habían vivido antes; o enfermedades desconocidas que nos hacen pensar pudieran ser producto de la contaminación que padecemos desde hace ya tiempo; u otros consideren que es producto de los medios de comunicación; o en fin, a alguna otra situación. Sin embargo, todas estas condiciones tienen algo en común: ¡nuestros conocimientos!

Pocas veces las personas reflexionamos sobre cómo conocemos el mundo que nos rodea y es precisamente este proceso el que genera la propia construcción de los problemas que nos aquejan día con día, incluidos los ambientales. Lo que conocemos de un fenómeno está ligado por lo general con la forma en que actuamos ante él. Pero el proceso a través del cual conocemos no es simple. Además de ser distinto para cada uno, es evolutivo y depende en su mayoría del entorno o contexto en el que vivimos, de lo que sabemos de manera previa —de nuestra experiencia— y de algunos otros procesos emergentes que hacen un cambio en nuestra forma de pensar y actuar (García, 2006); por ejemplo, un evento catastrófico como el tsunami Sendai, que ocurriera en Japón en 2011 fue seguramente algo que hizo un cambio trascendental para quienes lo vivieron, y hasta para quienes lo vimos sólo por televisión.

Por lo tanto, cuando algo nos preocupa es un síntoma de que cierta situación, ya sea en nuestro entorno, o internamente está cambiado nuestro pensamiento; es decir, implícitamente existe un proceso de cambio ante lo conocido, que nos lleva a actuar de distintas formas también. Ante un problema ambiental habrá quienes decidan ignorarlo porque quizás existan otras preocupaciones más importantes para ellos, como ganar dinero para sostenerse, por ejemplo; algunos otros podrán tal vez organizarse para plantear algunas formas de cómo protegerse o resolver el problema; o algunos otros lo verán sólo como una oportunidad más para sacar ventaja.

Sean cuales sean estas formas de conocer y actuar en una sociedad en particular, esta forma especial de concebir la construcción social de los problemas ambientales tiene dos componentes valiosos que hacen que los individuos sean juez y parte ante un problema ambiental. El primero es que nos identifica como personas reflexivas, al considerar cuáles y cuántos conocimientos tenemos del fenómeno que nos preocupa; y la otra es que nos concibe como personas con capacidad de actuar, y por lo tanto, responsables de nuestro entorno, invitándonos a recapacitar sobre qué tan comprometidos estamos con aquellos lugares en los que vivimos. Y tú, entonces, ¿cómo construyes el ambiente?

Bibliografía

García, R. (2006). Sistemas complejos. Conceptos, método y fundamentación epistemológica de la investigación interdisciplinaria. Barcelona: Gedisa.

 

ana ces cetis12 catedra ConsejoEstataldeInvestigacio nCienti ficayDesarrolloTecnolo gico dgdcunam universum rede de educacao
   ConsejoConsultivo

 

agua-org

 

 

la-vida-es-agua

 
palacio
 inecc